¿Qué complicaciones puede tener un empaste?

 
El empaste, conocido técnicamente como “obturación”, es un tratamiento que se lleva cabo para reparar un diente dañado.

Consiste en eliminar la caries de una pieza dental, impidiendo que ésta avance y llegue a afectar al nervio del diente, lo que implicaría tener que realizar una endodoncia o tratamiento de conductos.
 

Los empastes pueden caerse al cabo de los años

No de un día para otro, pero sí pueden caerse pasados varios años si no se reponen cuando empiezan a deteriorarse. El momento de cambio de un empaste es una apreciación muy variable, de ahí la importancia de visitar al dentista regularmente para que lleve a cabo un seguimiento.

 

Pueden molestar tras ser colocados

Los empastes pueden molestar tras la obturación, debido a la filtración, irritación o persistencia de gérmenes bajo el material. Los dentistas a veces, por temor a profundizar demasiado, cesan en la limpieza de la cavidad o colocan una cura para intentar recuperar el tejido dudoso y eliminar la infección de la dentina. En el caso de que no cese pronto el dolor, a menudo se debe repetir el empaste o realizar una endodoncia.

 

El material puede no adaptarse a la perfección

En ocasiones, el material puede no quedar perfectamente adaptado, por lo que el paciente puede sentir alguna arista, punta, aspereza, o notarlo al masticar. En este caso, lo mejor es acudir a la clínica dental para el dentista efectúe el pulido y terminar con las molestias que causa.

 

Existen otros muchos motivos por los que puede fracasar un empaste, los cuales no implican que el profesional haya cometido algún error. En cualquier caso, lo más importante es visitar la clínica dental en cuanto se detecte la existencia de una caries, con el objetico de evitar problemas en el futuro.

 

En nuestra clínica dental en Pamplona llevamos a cabo cualquier tratamiento dental dentro de la Odontología Restauradora. Si sufres alguna molestia, problema o dolor, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.