¿Qué consecuencias puede tener el bruxismo?

 

El bruxismo es una patología cada vez más frecuente en la sociedad. Afecta al 30% de los niños y al 8% de los adultos españoles. Y, además, una de sus particularidades es que suele pasar desapercibida porque se da por la noche, mientras dormimos, y de forma inconsciente.

El bruxismo consiste en rechinar los dientes, consecuencia de apretar las estructuras dentales sin ningún fin en concreto. Se produce, por regla general, a causa del estrés y la ansiedad que sufrimos en el día a día, aunque la mala oclusión o alineación de los dientes también pueden estar detrás de él.

En sí misma no es una patología grave, pero, en el caso de no recibir un tratamiento adecuado, puede desencadenar numerosas consecuencias tanto en la cavidad bucal como en el resto del cuerpo. Entre ellas se pueden destacar las siguientes:

  • Hipersensibilidad dental tanto al frío como al calor, sobre todo al comer
  • Fracturas dentarias como consecuencia de la fuerza ejercida sobre los dientes de forma continua
  • Desgaste de las piezas dentales debido a la fricción entre los dientes
  • Alteraciones en la ATM, la articulación que hace posible abrir y cerrar la boca y que articula la mandíbula y el hueso temporal del cráneo.
  • Dolor o inflamación de la mandíbula
  • Recesión de las encías
  • Dolores de cabeza
  • Dolores de oído
  • Dolores de cuello

 

¿Cómo se puede tratar el bruxismo?

 

Los tratamientos que se desarrollan a la hora de corregir el bruxismo suelen estar encaminados, no tanto a eliminar los factores que lo desencadenan, como a reducir el dolor y evitar el desgaste de la mandíbula y las piezas dentales. Esto se debe, fundamentalmente, a que las causas que originan el bruxismo son de carácter psicológico.

Por ello, en Clínica Dental Confianza, expertos en odontología en Pamplona, diseñamos férulas de descarga a medida para cada paciente con el objetivo de que las usen mientras duermen. Estos protectores recogen el impacto y la fricción que provocan los dientes y evitan, así, el desgaste dental.

De la misma manera, es importante recordar a los pacientes hábitos importantes a la hora de reducir la magnitud de los problemas originados por el bruxismo, pero también actuar, en cierta manera, sobre sus desencadenantes. Entre estas recomendaciones podemos señalar:

  • Evitar los alimentos duros y los dulces
  • Realizar ejercicios de relajación que ayuden a reducir el estrés del paciente, especialmente a la hora de irse a dormir
  • Aplicar hielo o paños calientes en el área donde está localizado el dolor
  • Masajear la zona afectada
  • Llevar a cabo una higiene del sueño y dormir las horas recomendadas
  • Beber mucha agua
  • Realizar una ortodoncia para alinear los dientes en el caso de que el bruxismo sea fruto de una mala alineación dental
  • En el caso de que el bruxismo no se solucionase se podría recurrir a la cirugía