¿Qué hay que tener en cuenta antes y después de la colocación de un implante?

El tratamiento de implantes dentales es la mejor opción que existe en la actualidad para sustituir un diente perdido. Se trata de una cirugía que consiste en introducir el implante en el maxilar del paciente, de forma que rellene el hueco que ha dejado la pieza ausente. Sobre este implante se coloca una prótesis que reemplaza la corona natural del diente.

El proceso de colocación de un implante suele durar varios meses, ya que, tras la intervención, es necesario esperar a que concluya el proceso de osteointegración (unión estable del hueso y el implante. Tanto durante el preoperatorio como el postoperatorio es necesario tener varios aspectos en cuenta, ya que se trata de un procedimiento que, aunque no es peligroso, entraña ciertas dificultades que deben ser consideradas.

 

Posibilidad de rechazo del implante

Numerosos estudios señalan que la tasa de éxito de los mismos es de alrededor de un 98% de éxito. Además, en el caso de que se haya colocado más de un implante, el fracaso suele afectar solo a uno de ellos, quedando los demás en condiciones de trabajar.

En el caso de que se produzca un rechazo y tras una espera prudencial, habitualmente el hueso se regenera y puede volverse a insertar otro implante si el paciente lo desea.

 

Molestias durante el postoperatorio

Existe la posibilidad de que tras la intervención queden algunas secuelas. El implantólogo podrá explicarte cuáles, y con qué probabilidad, dependiendo de la zona a intervenir. Por ejemplo, como norma general, el hueso reacciona frente al titanio como si de una fisura o fractura se tratase. Pueden notarse pequeñas molestias reumatoides, que suelen ceder con el tiempo.

Durante el postoperatorio, suele ser normal una hinchazón de la cara en la zona intervenida, y la aparición de una moradura o hematoma que puede extenderse; en principio ambas desaparecen en el plazo de una o dos semanas.

 

Cuidados tras la cirugía

Es necesario efectuar un tratamiento al menos con antibióticos y antiinflamatorios, durante unos días después de la intervención. Además, en nuestra clínica dental en Pamplona solemos recomendar a nuestros pacientes que permanezcan dos días de baja. Si la evolución es favorable, no suele ser preciso más tiempo, pero la hinchazón de la cara y la moradura pueden persistir algo más.

No está permitido masticar durante el postoperatorio. Durante la primera semana deben consumirse alimentos líquidos o purés, instaurando la masticación poco a poco. En caso de llevar dentaduras apoyadas en la encía, esta recomendación se extiende al menos otra semana. Carne y alimentos duros deben incorporarse paulatinamente a partir de los 45 días.

 

Si necesitas cualquier tipo de información sobre implantes, podemos ayudarte.
El Dr. Manuel Peleato cuenta con más de 30 años de experiencia en tratamientos de implantes dentales en Pamplona. Estaremos encantados de ayudarte.