Endodoncia: ¿cuándo es necesaria?

Una endodoncia es un procedimiento odontológico que tiene como objetivo eliminar el nervio de un diente o muela porque se encuentra afectado por una patología. Para ello, se anestesia al paciente y, para acceder al nervio y poder extraerlo, se perfora la pieza dental. Después se desinfecta el conducto y se sella para evitar futuras infecciones.

La causa más frecuente por la que se necesita una endodoncia es la caries, pero no es la única.

 

¿Cuándo es necesario someterse a una endodoncia?

Es necesario someterse a una endodoncia cuando la infección que afecta a un diente provoca caries y perfora el esmalte y la dentina, lo que deja al descubierto el tejido pulpar que, con frecuencia, también suele estar infectado. Igualmente, realizamos esta intervención cuando hay una rotura en un diente por un traumatismo o ante la existencia de una enfermedad periodontal en estado avanzado.

Entre los síntomas que pueden presentar los pacientes que necesitan una endodoncia se encuentran:

  • Molestias o dolores en distintos grados, desde muy débiles hasta, prácticamente, incapacitantes. Cuanto más cerca de la pulpa dental o el nervio del diente esté la infección, más dolorosa y sintomática será.
  • Abscesos o fiebre.
  • Presencia de una pieza dental rota, agrietada o astillada.
  • Existencia de una pieza dental muy sensible al frío, al calor o al dulce.
  • Existencia de una decoloración en la superficie de un diente.

 

¿Es dolorosa la endodoncia?

Pese a la creencia de que este procedimiento resulta molesto y doloroso, lo cierto es que en Clínica Dental Confianza siempre utilizamos anestesia local, por lo que el paciente no siente ninguna molestia durante la realización de este tratamiento. Los días después de la endodoncia sí puede sentir algo de dolor, pero, en función de las condiciones de cada paciente, solemos prescribir algunos analgésicos o antiinflamatorios.