¿Qué son las aftas bucales?

 
Las aftas bucales son heridas que se producen en cualquier zona de la mucosa bucal. Al principio comienzan como una pequeña úlcera, de color rosado rojizo, que pronto se vuelve blanca, (con un aspecto similar al pus) y con bordes rojos.

Las aftas pueden durar desde pocos días a dos o tres semanas. Aparecen con una frecuencia y periodicidad muy variable, y pueden ser únicas o múltiples, de un tamaño muy reducido o hasta alcanzar el tamaño de una moneda.

El dolor puede presentarse de forma muy variable, desde muy poco, a intensamente. Estas molestias pueden incrementarse al consumir alimentos salados, agrios o picantes. El dolor desaparece espontáneamente en un plazo determinado.
 

¿Qué las provoca?

Las aftas parecen ser causadas por desequilibrios en el sistema inmune, aunque también pueden ser causadas por otros factores. Algunos detonantes conocidos son:

  • Traumas locales, como mordidas accidentales o roces con aparatos de ortodoncia
  • Estrés psicológico y falta de sueño
  • Alteraciones hormonales durante el ciclo menstrual
  • Helicobacter pylori, la misma bacteria que causa úlcera gástrica y el reflujo gastroesofágico
  • Deficiencia de algunas vitaminas y minerales (B12, C, zinc, hierro y ácido fólico)
  • Medicamentos antiinflamatorios, Rapamicinas, Metotrexate, Aspirina y Atenolol
  • Las bebidas ácidas, como el café, y el tabaco

 

¿Existe algún remedio para las aftas?

Prácticamente todo el mundo ha sufrido aftas alguna vez, sabiéndolo o no. El remedio consiste, principalmente, en aliviar el dolor si se presenta con cortisona y/o anestésicos de la mucosa. Asimismo, existen una serie de precauciones que pueden tomarse para evitar su aparición:

  • Mantener una buena higiene bucodental
  • Seguir una dieta variada, rica en frutas y verduras.
  • Consumir alimentos ricos en vitamina C y omega-3
  • Evitar las comidas o bebidas demasiado calientes

 
Aunque por lo general las aftas suelen ser benignas, existen ciertos indicios que pueden indicarte la necesidad de visitar a tu dentista para descartar problemas más graves.

Si el afta es inusualmente sangre, tarda más de 3 semanas en cicatrizar, presentas una úlcera en los órganos genitales o tienes otros síntomas como fiebre, pérdida de apetito o de peso, lo mejor es que visites la clínica dental cuanto antes.