equilibrio-salud-oral-salud-general

Salud integral: la boca y su relación con el cuerpo

Existen numerosos estudios que demuestran que la salud oral está estrechamente relacionada con la salud general de nuestro cuerpo. Una salud oral deficiente induce un mayor riesgo de sufrir ciertas enfermedades como infartos de corazón, diabetes, partos prematuros… prácticamente todos los indicadores de salud empeoran en presencia de una boca descuidada.

 

La holística del cuerpo humano

Hay que tener en cuenta que todo el organismo responde a un equilibrio y un estado de bienestar común, ya que nuestro cuerpo es un sistema complejo auto adaptativo, diseñado y evolucionado desde hace millones de años para ocupar nuestro nicho ecológico.

Imagínate, por ejemplo, que vives continuamente con una piedra dentro del zapato. Para adaptarse a esta situación, tu cuerpo comenzará a establecer posturas de defensa que finalmente provocarán que se descompense toda tu cadena postural. Esto ocurre porque nuestro organismo potencia aquellos factores que tienen como objetivo alcanzar aquello que todo ser vivo desea: economía, ergonomía y confort.

 

La conexión cerebro-organismo

El cerebro recibe las señales que le transmiten nuestros órganos y sentidos, las procesa y es entonces cuando emite las distintas órdenes motoras, endocrinas… Estas señales y su correspondiente respuesta pueden clasificarse en armónicas/saludables o parásitas/patológicas.

Esta clasificación es puramente didáctica, por lo que no podemos decir que existan elementos puros ni en uno ni en otro sentido. Las señalen dependen del tratamiento que se hagan de ellas y de la respuesta emitida. Es por ello que una persona que disfruta de un buen equilibro es capaz de acabar con los estímulos perjudiciales y emitir señales beneficiosas a su propio organismo.

El homúnculo de Penfield

El homúnculo de Penfield es una representación del área de nuestro cerebro en el que se establece un mapa sensorial de nuestro cuerpo. Podríamos decir que la boca y el sistema masticatorio representarían un 30% de este mapa, aunque estas proporciones son complicadas de definir. No obstante, lo que sí queda claro es que es una parte importante del total.

El estado de nuestra cavidad oral tiene grandes repercusiones en nuestra salud general, tanto en lo positivo como en lo negativo. Una boca en mal estado predispone a problemas de salud, ya que emite señales parásitas muy potentes que nuestros sistemas deben compensar y neutralizar, robando energía al resto de nuestro sistema.

 

El equilibrio de nuestro cuerpo empieza, sin duda, en nuestros dientes. Conservarlos y mantenerlos dentales es un privilegio: natural, barato y saludable.