¿Cómo se coloca un implante dental?

 

Aunque en nuestra clínica dental de Pamplona somos partidarios de que no hay nada como los dientes naturales, cuando la pieza dental es imposible de salvar o incluso cuando ya está ausente, los implantes dentales son una alternativa segura y muy cómoda para reemplazarla.

En general, los implantes pueden colocarse en cualquier zona con un volumen y calidad de hueso suficiente, lo cual es sencillo en la parte anterior de los maxilares, que es a su vez la de mayor compromiso estético. No obstante, en el caso de que no hubiese suficiente hueso disponible, siempre existe la posibilidad de realizar injertos óseos.

No es necesario colocar un implante por pieza a reponer, incluso 6 o 7 de ellos pueden servir de soporte para toda una arcada, lo que les hace ideales como alternativa a las dentaduras postizas. Además, normalmente ya no es necesario tallar las piezas sanas para reponer tramos cortos, por lo que se puede llevar a cabo el procedimiento de una manera más conservadora.

 

El proceso de colocación del implante

El proceso se inicia con una primera intervención de instalación de los implantes en el hueso maxilar o mandibular. La operación se realiza con anestesia local, en medio estéril (por lo que será necesario cubrir al paciente con paños estériles) y sin necesidad de hospitalización.

En esta primera fase es normal la aparición de una hinchazón y/o hematoma, habitualmente leves, y en general, pocas molestias o dolores. Una vez concluida la cirugía, es muy importante evitar toda sobrecarga en la zona, por lo que no se podrá masticar correctamente durante cierto tiempo y no llevar las prótesis hasta que hayan sido acondicionadas.

En un segundo período y tras la integración al tejido óseo, se realiza una nueva intervención, muy sencilla, para comunicar los implantes a través de la encía, y tras su cicatrización, se prepara la estructura que soportará los dientes (corona, puente dental…)

 

¿Cuánto dura el proceso?

Desde la primera intervención hasta terminar la rehabilitación completa suelen transcurrir unos 6 meses en el caso de que el implante se haya colocado en la arcada inferior y alrededor de 9 meses si este se ha colocado en la superior.

No obstante, la duración de todo el tratamiento dependerá de las características personales de cada paciente y del resultado de la cirugía, ya que existen muchos condicionantes que pueden modificar estos plazos.