TRASTORNOS DE LA ATM Y BRUXISMO

"Controla el hábito involuntario de rechinar los dientes"

La articulación temporomandibular es la articulación que permite los movimientos de la mandíbula, actuando como una especie de bisagra deslizante entre esta y el cráneo. Cuando se dan alteraciones que impiden su correcto funcionamiento, hablamos de trastornos de la ATM. Uno de los motivos principales de la aparición de esta patología suele ser el bruxismo, que por sí sólo o sumado a otros factores provoca molestias, dolores o problemas en la articulación y en otras zonas del cuerpo del paciente, como el oído, el cuello o la cabeza.
bruxismo

¿Qué es el bruxismo?

El bruxismo es el hábito inconsciente de apretar la mandíbula y/o frotar los dientes, provocando una sobrecarga de todo el sistema.

El bruxismo puede llegar a causar dolores en la mandíbula, oído, dolor de cabeza, ansiedad, insomnio y problemas en la articulación temporomandibular.  También tiene relación con todo el sistema muscular del cuerpo, aumenta el tono muscular y la predisposición a contracturas, tensiones, dolores de columna… Por ello, si se sospecha que se padece esta patología, lo más recomendable es contactar con el dentista lo antes posible para reducir el problema.

No hay una pauta reglada de tratamiento, no es posible aplicar técnicas directas y resolutivas, como cuando hacemos un empaste.

Causas de los trastornos de la ATM

Además del bruxismo, existen otros factores que pueden provocar los trastornos de la ATM:

  • Luxaciones o fracturas en la mandíbula o en la articulación temporomandibular
  • Una mala oclusión entre la mandíbula superior y la inferior
  • Desgaste del disco o el cartílago de la articulación
  • Enfermedades que causan la inflamación de la mandíbula, como la artritis
  • Hábitos como mascar demasiado chicle, morderse las uñas, etc.

Síntomas de la alteración de ATM

Los trastornos de la ATM presentan diversos síntomas y señales que muchas veces son complicados de detectar, ya que se pueden confundir con otras dolencias. No obstante, y aunque será el dentista el que realice un diagnóstico concreto, los síntomas más comunes son los siguientes:

  • Molestias en los músculos de la mandíbula
  • Dolores de cabeza, oídos y presión en la zona de debajo de los ojos
  • Ruidos de chasquido al abrir o cerrar la boca
  • Movimiento limitado o rigidez en las mandíbulas
  • Dolor al bostezar, abrir mucho lo boca o masticar
  • “Desajuste” de las mandíbulas, que de repente no encajan correctamente

Tratamientos contra el bruxismo: férulas de descarga

El tratamiento más eficaz contra el bruxismo es la prevención. El bruxismo no tiene una cura que sea definitiva, pero existen formas de aliviar este hábito y disminuir sus efectos sobre nuestra salud. De esta forma podremos mejorar la calidad de nuestro sueño y nuestro día a día, disminuir los dolores de cabeza y evitar que se desgasten los dientes. Se recomienda:

Corregir malos hábitos de postura que puedan contribuir a empeorar nuestro descanso o producir dolencias en el cuello, espalda, etc.

Evitar hábitos orales nocivos para nuestros dientes, como masticar únicamente empleando un lado de la dentadura, abrir la boca para respirar, masticar chicle en exceso o morderse las uñas.

Reducir la intensidad con la que mueves y abres la mandíbula a la hora de hablar, comer, bostezar, o realizar cualquier otra actividad.

Para reducir las molestias que provocan los trastornos de ATM se suelen emplear las placas o férulas de descarga, unas fundas que se fabrican en función de las necesidades y la dentadura de cada paciente para que las utilice mientras duerme. Las férulas de descarga evitan que los dientes entren en contacto y que la mandíbula se sobrecargue. De esta forma se protegen los dientes y se alivian los dolores derivados de este hábito inconsciente.

En función de la disfunción y el grado de movilidad que presente el paciente se le recomendará un tipo de férula u otra. Realiza una consulta con tu dentista de confianza y sigue sus recomendaciones para mejorar tu calidad de vid