RESPONDEMOS TODAS TUS PREGUNTAS SOBRE ODONTOPEDIATRÍA

¿Cuándo debe realizarse la primera visita a al dentista?

La boca es un elemento vital importantísimo, que se configura durante el crecimiento, y en el que quedan marcadas todas las funciones o disfunciones corporales, y en todos los planos: bioquímico, anatómico, dinámico-funcional… Es importante que el niño se acostumbre a visitar la clínica dental desde que es pequeño. Tenga como objetivo, y trasmítaselo, la salud, no sólo curar la enfermedad. Tráigalo cuando esté sano, y le motivaremos y enseñaremos (a él y a los padres) a conservar la salud. No es posible dar una edad de referencia, pero aconsejo alrededor de los 3 años, y muy importante a partir de los 5.

¿A qué edad se debe visitar al ortodoncista?

El concepto “ortodoncia”, alinear los dientes, está dando paso a un concepto funcional, mucho más amplio, en el que se incluyen la dicción, fonación, estética, dinámica masticatoria, anatomía dental… En ese sentido, algunos profesionales puedan recibir a niños a una edad muy temprana, 2-3 años, e incluso en ocasiones, hacer tratamientos funcionales en algún momento de la fase de crecimiento y estructuración de las arcadas dentarias. Algunas alteraciones, en sus inicios, son muy fáciles de solucionar antes de que se consoliden, aunque los conocidos “brackets” suelen colocarse sobre los 12-14 años. La ortodoncia en todo caso puede realizarse toda la vida, si se escoge un buen profesional que limite los riesgos y sepa conducirle hacia una buena salud y armonía dento-facial.

¿Qué hago si mi hijo se rompe un diente?

Depende del grado de rotura, pero como norma general más importante, llame inmediatamente a su dentista y consúltele el problema (a veces, incluso puede mandarle una foto con el móvil):
  • Rotura simple, un trozo pequeño: acuda sin ninguna prisa para repararlo. Normalmente, el diente se desplaza algo y el niño relata sensibilidad, leve o moderada.
  • Rotura de más de la mitad de la corona, o intenso dolor: es una urgencia odontológica, acuda a su dentista, si es posible llámele primero anunciando su visita. En todo caso, en un plazo de pocos días es raro que ocasione infección, no se asuste si le pilla en días de fiesta.
  • Fracturas importantes. Exigen tratamientos complejos, su dentista le irá guiando para la curación. Si hay lesiones maxilares (grandes golpes) olvídese de los dientes y acuda a urgencias a un hospital.
  • Avulsión completa del diente entero: si puede, coloque de nuevo el diente en su sitio, (lávelo solamente con un poco de agua sin frotar si está sucio) que el niño presione con mucha suavidad para fijarlo y que no se mueva y diríjanse, sin prisa pero sin pausa, a la consulta más cercana para que lo peguen a los de al lado.
Vuelvo a recordarle que una llamada a su dentista es, de principio, la mejor opción, mucho mejor que cualquier consulta a esta página.

¿A qué edad se debe empezar a cepillar los dientes?

Todas las campañas de prevención hablan solamente del cepillado. Le diría que, en mi opinión, existen otras medidas tan importantes como ello.
  • De entrada, importantísimo, elimine los dulces de la dieta de su hijo. Pruebe todos sus alimentos, incluso empezando por las primeras papillas, y vigile el nivel de azúcar y edulcorantes, reduciéndolo al mínimo si no suprimirlos por completo.
  • Que el niño mastique duro. Desde los primeros dientes, acostúmbrale al ejercicio. Recuerde, remedio de abuela, que roa pan de pueblo bien seco, le gustará casi seguro.
  • Las pastas de dientes contienen flúor, que es moderadamente tóxico. Hasta que el niño no aprenda a escupir, 4-5 años, que se cepille sin pasta de dientes, o como máximo, poco más del tamaño de un grano de arroz de pasta, y que “juegue” a cepillarse.
  • A partir de los 5-6 años, las higienistas suelen elaborar un programa de prevención en el que se refuerzan estas medidas (eliminar dulces y morder duro) en el que el cepillado es una más de las medidas.

¿ Cómo debe ser el cepillado de dientes en las distintas etapas de la vida?

Evidentemente, constituye una de las facetas más importantes de la prevención (además de suprimir los dulces y edulcorantes y morder duro) y yo en general distingo varias fases:
  • Hasta los 5 años: el niño conviene que “juegue” a cepillarse, preferiblemente sin pasta.
  • Hasta los 10 -14 años: se le enseña la placa bacteriana y que el frotado de los dientes la elimina. Usamos un colorante que tiñe toda la boca, es muy demostrativo.
  • Hasta los 20 años: Se les motiva para conseguir una razonable limpieza, con apoyo técnico y cepillado dirigido. A veces se realiza una limpieza profesional para quitar el sarro si se ha formado.
  • Hasta los 60 años: progresivamente, el paciente debe alcanzar una buena capacidad de cepillado. Incorporamos la seda dental y algún otro elemento de higiene, pero personalizando ya la técnica a emplear. Progresivamente se van realizando detartrajes (eliminación del sarro) con la frecuencia que se necesite. A medida que cumplimos años, algo más frecuente, lo que a los 20 años suele ser una limpieza cada año y muy superficial, a los 60 ya suele ser cada 6 meses y más detallada.
  • - A partir de los 60 – 70, se personalizan completamente las medidas a adoptar, no puede darse un patrón general. Pero lo que tiene que tener muy claro es que, sin ayuda del dentista, perderá casi seguro todos los dientes, como les pasaba a nuestros abuelos. Valórenos, somos una parte muy importante del disfrutar de su vida.