PRÓTESIS DENTALES

"Vuelve a sonreír sin miedo"

Las prótesis dentales son unos dispositivos diseñados para reestablecer la funcionalidad y la estética de aquellos dientes ausentes o muy dañados como consecuencia de caries profundas, enfermedades de las encías, traumatismos...
protesis-adulto

¿Qué tipos de prótesis dentales existen?

Dependiendo de las necesidades y de las preferencias de cada paciente, se le colocará un tipo de prótesis u otra. Podemos distinguir varios tipos:

  • Prótesis fijas. Las prótesis fijas se apoyan sobre las piezas dentales que el paciente aún conserva. Para ello, el dentista talla los dientes naturales con el objetivo de que las prótesis que se coloquen posteriormente se ajusten a la perfección. Afortunadamente, hoy día se realizan muy poco, especialmente aquellas que precisan tallados de los dientes. Sin embargo, las técnicas basadas en restauraciones adhesivas, muy conservadoras, proporcionan un maravilloso método de reposición, como por ejemplo, las carillas.
  • Prótesis removibles: siguen siendo una buena solución para algunos casos. Tienen grandes ventajas: son rápidas de hacer, baratas y sencillas, no precisan cambios en el paciente, ni cirugías… incluso su forma extrema, las dentaduras postizas (las “castañuelas”) aún se hacen en algunos pacientes con escasos recursos económicos o con salud precaria, o como solución provisional durante tratamientos prolongados.
  • Prótesis sobre implantes: Es la opción adecuada siempre que haya ausencias de dientes. Aun en los casos que antiguamente no era posible, por la pérdida de hueso o por problemas médicos, hoy en día casi todos los pacientes son candidatos a colocar.

 

Generalmente, y como forma práctica, trasmitimos a los pacientes el pensamiento siguiente: Si tiene ganas, tiempo y dinero, ni se lo piense: póngase implantes.

Una última reflexión: los implantes no son una alternativa a los dientes; son una buena solución para la ausencia de dientes, pero tenemos una máxima: más vale un mal diente que un buen implante.

¿Cuándo necesito una prótesis dental?

Ya sea por el paso del tiempo o por haber sufrido algún traumatismo, no es poco común que en algún momento de nuestra vida perdamos una o varias piezas dentales. El hueco que queda en nuestra dentadura cuando esto ocurre puede convertirse en una cuna de infecciones. Por tanto, cubrir el espacio responde tanto a necesidades estéticas como funcionales y relativas a nuestra salud dental en general.

¿Qué diferencia hay entre la prótesis y el implante dental?

Muchos pacientes suelen mostrarse confundidos por esta cuestión cuando acuden a la consulta, dado que ambos sistemas se emplean para reemplazar alguna pieza perdida. La principal diferencia se encuentra en las condiciones en las que se lleva a cabo cada tratamiento. Con una prótesis, se coloca un “puente” de coronas (fijo o removibles, según cada caso concreto) que ejercen el papel de dientes naturales y cumplen con las funciones necesarias para que el paciente tenga una vida normal. Un implante requiere un proceso de osteointegración mediante el cual la pieza queda conectada al hueso.

En ocasiones, al paciente no le será posible recurrir a la colocación de un implante dental para cubrir el espacio de un diente caído, bien por falta de hueso o porque la encía está retraída debido a una enfermedad periodontal. En la clínica elaboraremos las pruebas necesarias para determinar si el paciente es apto o es mejor que opte por otro sistema para no poner en riesgo su dentadura.

Cuidado y mantenimiento de las prótesis dentales

Para mantener en buen estado las prótesis y que cumplan adecuadamente su función sin provocar molestias al paciente, es fundamental realizar visitas periódicas al dentista para que se asegure de que todo está correctamente.

Por lo general, un par de visitas anuales a la clínica dental serán suficientes para determinar si su estado es el adecuado. Además, es necesario seguir las indicaciones del especialista para llevar a cabo el cuidado de las prótesis en casa.